No podemos tomar lo mismo cuando hace 40 grados a la sombra que cuando pasamos días y días sin ver la luz del sol. Por eso te proponemos estas alternativas para cuando arrecie el frío.
los-siete-alimentos-que-deberias-comer-si-quieres-protegerte-del-frio

Al llegar noviembre las temperaturas bajan de forma definitiva y las horas de luz disminuyen de manera considerable, ya que amanece más tarde y anochece antes. El frío comienza a palparse y la ropa de invierno impera en la totalidad de personas.

La alimentación juega también un papel importante durante el otoño debido a que existen alimentos saludables que ayudan a combatir el frío. A continuación os dejamos con los mejores para aumentar nuestra temperatura corporal y protegernos de los clásicos resfriados:

Una buena sopita. (Corbis)
Una buena sopita. (Corbis)

Sopas y caldos: la mejor forma de elaborar una deliciosa sopa es cocinarla en casa con pollo, verduras o pescado. Son perfectas para entrar en calor porque se toman calientes y además favorecen la hidratación. Asimismo, los caldos aportan gran cantidad de nutrientes y, aquellos que incorporan pollo, cuentan con propiedades antiinflamatorias.

Infusiones: el té y las infusiones de hierbas favorecen la digestión, son antioxidantes y aportan nutrientes al organismo. Suelen tomarse calientes, por lo que son fabulosas para incrementar la temperatura del cuerpo. Además, las infusiones sirven para paliar diferentes efectos provocados por el frío como el dolor de garganta.

Lentejas con patatas y carne. ¡Ñam! (Corbis)
Lentejas con patatas y carne. ¡Ñam! (Corbis)

Legumbres: España siempre ha sido un país en el que los platos de cuchara prevalecían en los meses de invierno respecto a otras elaboraciones. Esta es la razón por la que los garbanzos (el famoso cocido), las lentejas o las judías son muy comunes a partir del momento en el que bajan las temperaturas. Las legumbres son comidas saludables, deben formar parte de una dieta equilibrada y aportan minerales, proteínas y diferentes vitaminas. A ello se le suma que son bajas en grasa y ricas en fibra.

Jengibre y ajo: seguro que nunca imaginaste que estos dos productos te serían útiles en el invierno, pero la verdad es que ambos te ayudarán a combatir las bajas temperaturas. Por un lado, con el jengibre no sufrirás dolor de garganta o un catarro durante estos meses debido a sus propiedades expectorantes; por otro, el ajo actúa como un antibiótico natural al contener alicina.

Pescado: las grasas saludables, especialmente el Omega3, ayudan a combatir el frío. Este tipo de grasas están en el pescado azul (sardinas, salmón y atún, entre otros), pero también en otros alimentos saludables que aportan energía como el aceite de chía o el de soja.

Una manzana nunca sobra.
Una manzana nunca sobra.

Fruta: la vitamina C, presente en las naranjas y el kiwi, protege al organismo de infecciones clásicas del invierno como los resfriados. Estos dos alimentos saludables, que deben formar parte de una dieta equilibrada, son también fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes. Se trata de frutas de temporada, por lo que podrás adquirirlas con facilidad.

Pasta, arroz y pan de granos enteros: los carbohidratos presentes en el grano completo aportan calor suficiente como para hacer frente a las bajas temperaturas.

Ya tienes el menú saludable que debes incorporar a tu dieta equilibrada para afrontar con garantías los meses de invierno. ¡No te lo pienses, apuesta por estos productos y disfruta del frío como nunca antes habías hecho!

Anuncios