DSCN2769.JPG

Es muy común en centros residenciales con una población de edad elevada la cual, frecuentemente, hace una vida cama-sillón o mantiene por distintas circunstancias una estancia en cama prolongada, que aparezcan las escaras o úlceras por presión. En el centro Residencia Vista Nevada nos sentimos orgullosos de que sigamos siendo un centro libre de escaras de este tipo. Los factores que hacen que se evite dichas escaras son multifactoriales pero fundamentalmente se deben prevenir con una buena alimentación y con frecuentes  cambios posturales.

El tratamiento de las úlceras por presión debe empezar por la valoración integral del paciente: estado general y nutricional, enfermedades intercurrentes, complicaciones, limitaciones físicas, psíquicas y cognitivas, tratamientos farmacológicos y no farmacológicos, y muy especialmente el entorno social y familiar del paciente, ya que en el caso de las lesiones por presión se van a necesitar especialmente su colaboración en la prevención y tratamiento de las úlceras.

DSCN2767.JPG

Desde el punto de vista general se ha de asegurar un correcto aporte de nutrientes, en especial proteínas, hierro, vitaminas y calorías, dado que de lo que se trata es de crear tejidos nuevos. Es importante el control del dolor, tanto el propio de la lesión como cualquier otro que aparezca y que pueda limitar la movilidad del paciente.

DSCN2766.JPG

Respecto el tratamiento especifico de la lesión ulcerosa, éste ha de ser individualizado, según su grado de profundidad, cantidad de exudado, presencia o no de infección y localización. Como normas generales, según el grado de la úlcera el tratamiento será, en términos generales, el siguiente:

  • Grado I (eritema, piel íntegra): Sólo requiere del manejo e intensificación de las medidas preventivas: cambios posturales, almohadillado de protección, aplicación frecuente de aceites con ácidos grasos hiperoxigenados.
  • Grado II (ampolla o erosión superficial): Al manejo preventivo se debe añadir la higiene de la zona lesionada, habitualmente con suero fisiológico (empleando la mínima presión eficaz), así como la aspiración de la ampolla y eliminación de su techo. El uso de apósitos hidrocoloides ayuda a controlar la cantidad de exudado en el lecho de la herida (ni mucho ni poco), colabora con la limpieza de la lesión y mejoran la velocidad de cicatrización; son bien conocidos por el personal sanitario.

  • Grado III y IV (lesión profunda, cavitada o tunelizada):

DSCN2779.JPG

  • Limpieza: Se debe hacer con suero fisiológico, evitando el arrastre mecánico para no lesionar el tejido nuevo. Sólo secar la zona adyacente a los márgenes de la herida.Protección de la infección y su tratamiento: Toda úlcera se considera contaminada por las bacterias colonizadoras habituales de la piel a las 6 horas de producirse, por lo que intentar que una úlcera esté estéril es tarea cuanto menos imposible. Se recomienda control por cultivos cuando la lesión presente signos de infección (enrojecimiento más allá del borde, con edema, mal olor, aumento del dolor y/o retraso de la curación, así como si se dan signos generales como fiebre). Según el resultado de los cultivos se aplicará un tratamiento antibiótico específico, de preferencia sistémico. El uso de antibióticos tópicos o los apósitos con plata pueden ayudar a controlar la carga bacteriana y el mal olor (que también puede tratarse con apósitos que contengan carbón activado). No se recomiendan de forma sistemática el uso de antisépticos tópicos (povidona yodada, agua oxigenada, clorhexidina, etc.) por su efecto tóxico sobre el tejido nuevo.
  • Eliminación del tejido desvitalizado o desbridación: Para ayudar a que las úlceras cicatricen es imprescindible eliminar el tejido muerto, existiendo para ello dos sistemas, ya sea por métodos químicos, mediante el uso de pomadas con enzimas proteolíticos, o por medios quirúrgicos, empleando el bisturí y las pinzas (siempre por personal entrenado). El primer sistema es más lento, pero menos traumático. También existen apósitos que favorecen un desbridamiento autolítico, por cura en ambiente húmedo; es el método más selectivo pero también el más lento.
    • Formación de tejido nuevo. Cicatrización: Para ello se utilizan diferentes tipos de apósitos, que controlen que la cantidad de exudado sea la justa para la curación en ambiente húmedo (hidrogeles, hidrofibras, alginatos, con carbón activado o plata, etcétera).
    • DSCN2763.JPG

       

      La frecuencia de las curas dependerá de la presencia o no de infección (en cuyo caso se acostumbran a hacer a diario), de la cantidad de tejido a desbridar y de las técnicas utilizadas para ello y del tipo de apósitos empleados. La frecuencia de las curas va desde cada 48h a incluso cada 7 días como máximo.

      DSCN2764.JPG

      El tiempo de cicatrización y cierre de las úlceras por presión varía mucho en función de los métodos de desbridamiento y de la presencia de complicaciones como la infección. Sin embargo, se considera que, por término medio, las úlceras de grado I tardan entre unos días a una semana en curar, las de grado II suelen curar en un período entre cinco días a tres meses, las de grado III entre uno a seis meses y las de grado IV suelen tardar de seis meses a un año, pudiendo suceder que no lleguen a cicatrizar nunca totalmente.

      DSCN2768.JPG

      El tratamiento de las úlceras por presión, a pesar de la impresión que se ha podido dar en estas líneas, no es en absoluto fácil ni unívoco. Son tantos los factores implicados que solamente personal sanitario entrenado en la valoración y tratamiento de las úlceras por presión y conocedor de las últimas técnicas y guías de practica clínica es el más capacitado para decidir la terapéutica adecuada en cada caso.

      DSCN2772.JPG

       

 

Anuncios